¡Y llegó el Black Friday! Pero, ¿de dónde viene?

Black Friday

Llegó el Black Friday, ese día en que los protagonistas son los descuentos en los comercios tanto online como offline.

En este momento casi todo el mundo aprovecha para comprar los regalos de navidad, por lo que se genera una ola de clientes y pedidos en la que, más de un comercio, hace su “Agosto” y algunas tiendas online se quedan colgadas.

Aunque el día fuerte es el último Viernes de Noviembre, los descuentos en muchos comercios aparecen una semana antes, incluso un mes antes. De esta forma los consumidores tienen más margen para comprar sus productos sin que se concentre toda la locura de las rebajas en un mismo día.

En cadside, lo adelantamos la semana pasada, y esta lo tenemos Jueves y Viernes. Quizá para algunos clientes nuestro descuento no es ninguna locura, pero para nosotros sí.

Os explico, como startup que somos, nuestro margen de beneficio es muy ajustado, por lo que los precios de nuestros productos están tan apretados que si pusiéramos un descuento mayor, perderíamos dinero.

Así pues, dentro de lo que nuestras posibilidades nos dejan, nos sumamos a esta tendencia del BlackFriday por primera vez.

Retomado el tema del Black Friday, ¿sabíais de donde viene esta tendencia?

Por cierto, el término “Black Friday” no tiene nada que ver con la esclavitud, es una teoría falsa de internet.

Os cuento, parece que hay muchas versiones e historias sobre de dónde deriva el término aunque hay una que parece ser la más certera.

Al parecer, el término “Black Friday” surgió en Filadelfia (EEUU), justo el Viernes después de “Acción de gracias” de 1961. Los agentes de policía usaron este término para definir a la gran afluencia de gente que había por las calles ese día, ya que todo el mundo salió a comprar sus regalos navideños provocando atascos y caos.

No fue hasta 2012 que apareció en España de la mano de MediaMarkt (muchas gracias MediaMarkt?). Desde entonces, esta tendencia ha crecido tanto que ahora, en 2019, es raro el negocio que no se sume al “Viernes Negro”, como diríamos nosotros, por ese afán que tenemos los españoles de traducir todo?.